ALGUN DIA AMANECERA

Muchos han gritado al cielo la verdad, muchos seguirán propagándola al viento; pero muy pocos oídos están dispuestos a escuchar. ¿Será que nuestra naturaleza humana nos impide "oír lo que los maestros nos quieren decir? ¿Será que la humanidad se encuentra dormida, embebida en falsos valores, ídolos e ideales? ¿Porqué la mayoría de la gente deambula por esta tierra buscando, consciente o inconscientemente, algo o alguien a quien seguir? Estamos entonces frente a nuestro propio adormecimiento buscando ser identificados para pertenecer o formar parte de algo.

Mucha gente se ha preguntado ¿Quién soy? ¿Adónde voy?, ¿Para qué estoy en este mundo? Preguntas que sin duda nos han dado más de algún problema, pero el problema real no radica en la pregunta, sino en la respuesta. ¿Cuántos de nosotros hemos sido capaces de encontrarla? , y lo más triste, ¿Cuántos de nosotros no la hemos encontrado? Y más triste aun, ¿cuántos de nosotros habiéndose preguntado, no se han tomado siquiera la molestia de pensar en ello? Será más fácil seguir el curso "normal" de las cosas, nacer, vivir y morir sin saber para qué y porqué.

¿Nos hemos detenido en algún instante de nuestra vida a "ver", a "escuchar"? ¿hemos parado el mundo y analizado si estamos en el camino correcto? Y es que ¿conocemos siquiera algún camino distinto que no sea el del egoísmo, vanidad, violencia, consumismo?

Muchos se apegarán a las distintas formas de religiones y credos en la búsqueda de algo más humano; otros, seguirán distintas formas de expresiones culturales, corporales y espirituales y, dentro de esta búsqueda (si es que existe alguna) ¿cómo sabremos si estamos en el camino correcto? Démonos entonces el tiempo para escuchar nuestro interior, escucharnos e interpretar las señales internas, la intuición.

Si esta leyendo estas reflexiones quiere decir que de alguna manera se encuentra vinculado con Karate, de ser así, ¿se ha detenido a pensar si realmente es "Karate" lo que Ud. Practica? Antes de seguir con la lectura de estas palabras pregúntese ¿qué entiendo por Karate? Lo más probable y le encuentro toda la razón, es que sea todo lo contrario a lo que realmente es. Existe un concepto de Karate bastante generalizado en donde la violencia, el egoísmo, altruismo, individualismo y vanidad son conceptos manejados, incorporados y acrecentados por los medios de comunicación, ya que en nuestra sociedad es lo que "vende". Estamos acostumbrados a competir en todos los campos y situaciones de la vida, entonces ¿porque no competir en Karate? ¿Será esto lo que nuestros maestros, fundadores de este Arte querían para nosotros, para la sociedad humana? ¿Qué pensará el maestro Funakoshi y maestro Egami de la evolución a la cual fue llevado este Arte Marcial? ¿Cree realmente Ud. que los atributos mencionados anteriormente eran las metas de la evolución de karate, planteadas por los maestros?

Si Ud. Práctica competición (y no lo voy a llamar Karate) le invito a reflexionar fuertemente en estas palabras ya que el verdadero " DO" no es el camino de la violencia, sino todo lo contrario, el camino del amor. Sí, Karate-Do es el camino del amor, el arte transformado en amor, el camino de la superación personal basado en el amor, amor a uno mismo, amor a su compañero de entrenamiento, amor a su Dojo, amor a su entorno, amor a la naturaleza, amor a la enseñanza, amor a la espiritualidad. Amor, respeto, lealtad, compañerismo, desprendimiento, son algunos de los conceptos que nuestros maestros han tratado de entregarnos a través de este "arte" llamado KARATE. Si aceptamos que Karate es amor,es espiritualidad, es la conexión con el universo, con la energía vital, con el Ki; ¿qué es entonces la competición? Dejaré planteada la incógnita, pero antes vuelvo a preguntar: ¿qué sentido tiene el vencer a otra persona? ¿cuál es el placer de hacerle daño a un compañero de entrenamiento? ¿qué quiero demostrar al fracturar una costilla? Es tan importante el sentirse "ganador", pero ¿ganador de que? ¿vale la pena el lesionar o dañar a otro ser humano para tener una medalla en el armario? ¿por ser el mejor? ¿El mejor de qué? ¿en qué? ¿para qué? Dejo planteada la incógnita y cada uno debe reflexionar profundamente y encontrar las respuestas, sus propias respuestas basadas en la profundización personal de este hermoso arte llamado Karate, que nunca fue, ni será un medio para dañar a otros, ni menos un medio para enaltecer y alimentar egos, sentimientos errados, vanidades.

Entonces no perdamos tiempo, despertemos y lancémonos a la aventura del crecimiento personal, de la búsqueda del propio yo, y, ¿cuan lejos llegaremos? Todo depende de cuánto estemos dispuestos a profundizar.


Claudio Fariña
SKB, Chile
E-mail


Volver a la Enciclopedia Shotokai Karate-do